miércoles, 5 de octubre de 2011

Cuestión de reflejos

“Golpe En La Pequeña China”, esa gran película. La primera vez que ví esta obra maestra dirigida por el gran John Carpenter fui incapaz de cerrar los ojos durante una semana más o menos...¿Qué acababa de ver, pardiez? ¿Una comedia? ¿Una especie de western? ¿Una cinta clásica de Kung-Fu? ¿Qué? Yo mismo fui incapaz de catalogar la película, aunque claro, era muy pequeño para hacerlo....de cualquier manera, los años han ido pasando y sigo sin poder encuadrar esta genialidad en un género concreto... pero lo que sí es cierto es que cuando hablamos de “Golpe En La Pequeña China” nos estamos refiriendo a una divertidísima “comedia de acción” (por decir algo, vamos...)
“Golpe En La Pequeña China” destaca por la inclusión de unos personajes principales brutalmente carismáticos que se han quedado grabados a fuego en las retinas de los que nos consideramos fanáticos de esta gran película. Cada uno de estos personajes rebosa originalidad y carisma a partes iguales, pero hay uno que destaca entre los demás, amigos...un camionero macarra como él solo, vacilón y un tanto desaliñado...por supuesto estoy hablando del grandísimo Jack Burton. Arrodillaos y alabad a vuestro dios. Hala, ya está, levantaos que os ensuciais. Pues sí, Jack Burton es uno de esos personajes de ficción que uno es incapaz de olvidar por mucho que se empeñe, y en mi caso, la devoción roza unos límites grotescos como podéis apreciar por el nombre que uso en este blog. Sí, soy un freak.
Jack Burton...¿qué decir de Jack Burton que no se sepa? Pues que Kurt Russell (este hombre debería ser emperador mundial) borda el papel de camionero chulo y malhablado con una maestría fuera de toda duda; ningún otro actor podría haber dado esa fuerza al personaje amiguitos, y el que piense lo contrario debería ser lapidado hasta la muerte por personajes de la calidad humana de Belén Esteban o Ana Rosa Quintana. El argumento de la película es el siguiente: Jack Burton (Dios) llega a la Pequeña China de San Francisco tras haber hecho uno de sus repartos; allí se encuentra con un antiguo amigo suyo, Wang Chi (Dennis Dun) con el que pasa la noche jugando y bebiendo. En una apuesta (recomiendo esta escena por encima de otras cosa más superficiales como comer o dormír), Jack le gana a Wang una gran suma de dinero, pero Burton no se fía por completo de que su compañero le dé el dinero, por lo que decide acompañarlo al restaurante que regenta en Chinatown. A mitad de camino, Wang convence a Jack para que le acompañe al aeropuerto cercano, la razón es que debe recoger a su novia Miao Yin, con la cual se casará próximamente. Jack accede, pero cuando llegan al aeropuerto, una banda de Chinatown rapta a Miao Yin delante de sus ojos, y tanto Wang como Jack salen rapidamente en busca de la chica raptada en el camión de este último. Especialmente recordada es la escena en la que Jack y Wang finalizan la persecución en un tétrico callejón. El motivo de la detención es un entierro de lo que parece ser una especie de jefe local de una de las numerosas bandas de Chinatown, pero cuando la banda rival aparece en escena, ambas facciones se enzarzan en una monumental pelea que homenajea a las luchas de las películas clásicas de Kung-Fu. Todo se complica con la aparición de tres oscuros personajes en medio de la pelea (esta escena me impresionaba bastante de crío) conocidos como Los Tormentas. Cuando Los Tormentas muestran sus poderes especiales, los integrantes de las bandas rivales no pueden hacer otra cosa que correr despavoridos, de la misma manera que yo huiría de un concierto de Nena Daconte. Toda esta sucesión de acontecimientos provoca la entrada en el callejón del malo de la película, conocido como Lo Pan (Los Tormentas son su “guardia personal”), una especie de espíritu milenario contenido en un endeble cuerpo humano durante cientos de años.
El resto es historia.....Jack y Wang descubren que es Lo Pan quien se esconde tras el rapto de Miao Yin, y la tiene retenida en un laberíntico complejo de oficinas que no es lo que parece....el resto de la película se fundamenta en el rescate de Miao Yin, quien se halla retenida por Lo Pan debido a que éste necesita a una mujer china de ojos verdes para así poder romper el hechizo que mantiene su espíritu confinado en un débil cuerpo humano.
Es importante señalar la presencia de Kim Cattral desempeñando el papel de Gracie Law (antes de creerse muy importante por aparecer en la ponzoñosa “Sexo En Nueva York”) y del conocido Victor Wong como Egg Shen, completando junto con Kurt Russell y Dennis Dun el el grueso del “equipo de rescate” que debe salvar a Yao Min de Lo Pan. Cada minuto del film rebosa originalidad y humor por los cuatro costados, pero la acción también es una parte importante de la película, y tanto Kurt Russell como Dennis Dun protagonizan hilarantes escenas de acción que hacen las delicias de los amantes del cine de artes marciales de los 80s. Tengo entendido que “Golpe En La Pequeña China” fue un fracaso en taquilla cuando se estrenó, y eso es algo que un servidor no comprende, pero bueno...tendré que vivir sin comprender por qué películas como ésta tienen que palidecer frente a otras superproducciones que no son ni la mitad de entretenidas gracias a criticuchos con mucho tiempo libre.... Como veis, no quería hacer una reseña en profundidad de la película, ni realizar un análisis sesudo de la misma....solo quería compartir con vosotros la devoción que siento por John Carpenter, Kurt Russell y sobre todo por “Golpe En La Pequeña”, una de mis películas preferidas. Y recordad amiguitos....”es cuestión de reflejos”.

1 comentario:

  1. Clasicazo!!!! Cuántas tardes de domingo nos dio esta peli!!!!!!

    ResponderEliminar